Un lecho fluidizado se origina cuando el gas invade una capa de material en polvo en una corriente ascendente. El peso de las partículas de polvo se compensa con la corriente ascendente de los gases. El polvo puesto en suspensión se comporta de forma similar a un fluido. La gran ventaja de esta mezcla homogénea de productos en polvo con gases precalentados es que, a causa de ello, se produce un transporte muy uniforme de materia y de calor, por lo que se asegura una distribución de la temperatura extraordinariamente uniforme.

   ¿Quiere Usted saber más?
Llámenos al número +49 2845 930-115, envíenos un e-mail o diríjase directamente a su persona de contacto.